x

Cómo afecta el estrés a nuestra salud

¿Conoces alguna persona que nunca haya dicho que está estresada? Seguramente no. El día a día genera situaciones complicadas que requieren más atención. Estas se pueden transformar en tensiones que sufrimos a nivel mental, físico y emocional.  Por lo tanto, se podría decir que el estrés es inevitable. Pero cuando se convierte en algo recurrente deberíamos ser conscientes de cómo afecta el estrés a nuestra salud.

En general, se podrían diferenciar tres etapas:

  • Estrés agudo: aparece momentáneamente, se debe a hechos puntuales.
  • Estrés episódico agudo: cuando las situaciones estresantes se repiten con frecuencia.
  • Estrés crónico: cuando el estrés pasa a ser el modo de vida habitual.

No hace falta decir que el estrés afecta nuestro cuerpo de forma diferente según la intensidad y la duración.

Sistema cardiovascular

El sistema cardiovascular es uno de los más afectados. Las afectaciones cardíacas son los síntomas más conocidos del estrés. Lo que puede empezar con un aumento del ritmo cardíaco puede terminar con infarto, arritmias o angina de pecho. Esto se debe a que el cuerpo se prepara para luchar o huir del problema o amenaza (lo que produce el estrés), así que el corazón bombea más sangre hacia el cerebro y los músculos. En la misma línea, el aumento de la presión sanguínea puede conllevar hipertensión y lesiones arteriales.

Sistema gastrointestinal

El sistema gastrointestinal también es uno de los más afectados. Como ya se ha dicho, la sangre se distribuye en extremidades y cerebro para huir o luchar, así que disminuye el riego sanguíneo en el estómago. Esto se traduce como alteraciones intestinales, tanto en la motilidad como en la secreción. La mucosa gastrointestinal pierde capacidad regenerativa y, del mismo modo, la microflora también se ve afectada. En general las irritaciones e inflamaciones producen los trastornos más conocidos: acidez, estreñimiento, descomposición… En situaciones crónicas el estrés puede provocar síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn o úlcera péptica.

x

Sistema reproductivo

En las mujeres provoca cambios hormonales que pueden alterar el ciclo menstrual, ya sea haciéndolo irregular o más doloroso. En cuestión de placer puede disminuir el deseo sexual, y en caso de los hombres sufrir impotencia o disfunción eréctil. En casos severos puede afectar a la fertilidad, y es especialmente peligroso durante el embarazo ya que se pueden sufrir abortos o malformaciones en el feto.

Sistema inmunológico

El sistema inmunológico experimenta déficits con el estrés, con lo cual es más fácil padecer infecciones o aumentar los síntomas. De hecho, en épocas de mucha actividad suelen aparecer enfermedades simples como resfriados o gripes, pero los fallos en el sistema inmunológico podrían llegar a generar células tumorales. Así, algunas patologías como el cáncer o el sida pueden desarrollarse en casos de estrés.

Dolor

El dolor es el síntoma generalizado que afecta todo el cuerpo. El dolor muscular y articular se debe a la tensión acumulada o al agravamiento de otras enfermedades como la artritis o la artrosis. La cefalea o dolor de cabeza puede derivar en migrañas. De la misma manera, la sensación de fatiga aumenta considerablemente. Una de las causas pueden ser los problemas de sueño, ya que las etapas de insomnio impiden el descanso necesario.

Otros síntomas

Pero aún hay más. Si todavía no ha quedado claro cómo afecta el estrés a nuestra salud, hay más ejemplos y trastornos a tener en cuenta. Pueden aparecer alergias que causan irritaciones y picores cutáneos. De hecho, la piel experimenta reacciones adversas, pierde luminosidad e hidratación. Además, se ha observado que en períodos de estrés aumenta la aparición de acné. Por otra parte, la sudoración y la obesidad pueden afectar a algunas personas. El cabello también pierde brillo y fuerza, y en algunos casos se puede sufrir alopecia. Y no olvidar que, a nivel emocional, el estrés puede provocar irritabilidad, ira, ansiedad, mala memoria, falta de concentración, depresión

Evitar el estrés

El estrés afecta negativamente a nuestra salud, no hay duda. Y lo hace de forma importante, poniendo en riesgo nuestra vida. ¿Cómo evitarlo? Te recomendamos que respires hondo y sigas estos consejos:

  • Duerme bien. Un buen descanso nos permitirá afrontarnos al día a día mejor.
  • Sigue una dieta equilibrada y sana. Tu organismo te lo agradecerá.
  • Realiza actividad física. Liberar endorfinas, mover los músculos, desconectar…
  • Planifica tus horarios. La organización es la base para controlar el estrés.
  • Tómate un descanso. Dedicarse un poco de tiempo libre es necesario.

Pero sobre todo: ¡pide ayuda! El soporte emocional es básico en cualquier situación, más si son complicadas. Así que no dudes en recurrir a la familia o los amigos para darte esa dosis de calma, afecto y positivismo.