x

Alergia al sol: un suplicio en verano

El verano está a la vuelta de la esquina, una estación del año bastante ansiada para la gran mayoría. Sin embargo, para muchos puede llegar a convertirse en todo un suplicio para determinadas pieles que sufren intolerancia a la radiación. Esto se conoce como erupción polimorfa lumínica (EPL) o comúnmente denominado alergia al sol.

Aunque no se trata de una reacción alérgica como tal, se cataloga de esta manera debido a la sintomatología que presenta. En muchos casos puede aparecer incluso habiendo usado un fotoprotector. Además, pueden pasar desde horas hasta días antes de que se evidencien los rasgos de esta reacción tras la exposición solar.

¿Cómo saber si tengo alergia al sol?

Desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) señalan dos maneras clave para poder determinar esta intolerancia. En primer lugar, la foto-provocación (es decir, inducir una zona localizada de nuestra piel a los rayos UVA). Si se trata de alergia, los síntomas aparecerán en esa zona específica. Es importante señalar que las manifestaciones pueden desarrollarse inmediatamente, en horas o al cabo de unos días. En segundo lugar, debe efectuarse una evaluación sanitaria para conocer el cuadro clínico del paciente, en el que se debe incluir una biopsia de la piel con tal de corroborar o descartar la alergia.

Esta intolerancia suele darse en laProteccion-de-la-piel-en-verano.Cuidados-y-recomendaciones1 infancia o en la adolescencia y, es importante destacar que las reacciones nunca suelen aparecer en el rostro o en las manos, pues son zonas de nuestro cuerpo bastante acostumbradas a la exposición solar.

Realizar una historia clínica es fundamental para poder diagnosticar o descartar la EPL, pues en algunos casos puede confundirse con otro tipo de lesión (picadura de algún insecto, reacción alérgica a algún producto, dermatitis, quemaduras…). El diagnóstico es esencial y, por ello, ante cualquier duda es mejor consultar un especialista. Sin embargo, dependiendo de cada caso puede ser una reacción pasajera o crónica (pudiendo llegar a requerir una intervención quirúrgica).

Remedios naturales contra la alergia al sol

Recurrir a la medicación no siempre es garantía de éxito. Es cierto que en muchas ocasiones pueden aliviar los síntomas. Por ejemplo, si cursa con picor los antihistamínicos pueden servir de mucha ayuda. Por su parte, los corticoides son idóneos para el dolor o el enrojecimiento. Además, consumir alimentos ricos en antioxidantes, así como el aceite omega-3 ya que favorece el equilibrio cutáneo.

También queremos hacer mención a algunos métodos naturales que pueden servirte de mucha ayuda:

  • Aloe vera: la aplicación del gel de esta planta es perfecto para combatir la irritación así como posibles quemaduras.
  • Vinagre: es ideal para reducir picores y rojeces, empápalo con una toalla o con la ayuda de un algodón.
  • Pepino: debes triturarlo y, a continuación, aplicarlo en la piel con tal de aliviar el dolor y la irritación. Además, previene nuevos brotes de intolerancia.
  • Bicarbonato de sodio: ideal a la hora del baño. Debes disolver una taza de bicarbonato en un cubo de agua y utilizarlo en el momento de la ducha en las zonas afectadas. Reduce el enrojecimiento y la irritación.
  • Patata: pela y ralla una patata cruda y aplícala en las zonas afectadas para desinflamar y aliviar tanto el picor como el dolor.
  • Manzanilla: hierve 5 o 6 bolsitas de manzanilla en un cazo de agua y déjalo enfriar. A continuación, aplícalo sobre la zona afectada. Es perfecto gracias a sus excelentes propiedades antiinflamatorias.

Causas de la alergia al sol

Son varias las teorías en relación con los factores que desencadenan esta reacción, la más plausible es la ausencia de un gen inmunológico que sensibiliza las células de la piel. Otra de las teorías propuestas se basa en el desequilibrio entre antioxidantes y oxidantes en la estructura cutánea. Además, la carencia de vitamina C y E puede contribuir al EPL. Por último, también se señala que la causa podría ser una excesiva exposición solar que favorece la pérdida de sensibilidad cutánea.

Se trata de una alergia poco común, pero no te puedes llegar a imáginar la gran variedad de alergias raras que existen. ¡No te dejarán indiferente!

Filóloga. Me encantan los libros de misterio. Soy editora de contenidos y redactora de LifeStyle, especializada en salud y nutrición en PharmaHero.