botiquin

Gripe y resfriado: ¡Prepara tu botiquín!

Invierno = gripe y resfriado

Sin darnos cuenta, el frío del invierno se nos ha echado encima y los constipados, que acostumbran a incluir más que alguna gripe y resfriado, empiezan a aflorar en nuestro entorno: en el trabajo, en casa, en el transporte público… Si quieres librarte de la fiebre y el malestar generalizado que traen bajo el brazo, tienes dos opciones: puedes confiar en tu sistema inmunitario y tentar a la suerte o puedes seguir estos sencillos consejos y no dejarte el sueldo en pañuelos de papel y jarabe para la tos.

Tanto la gripe como el resfriado son infecciones respiratorias muy habituales, que generan más de la tercera parte de las consultas médicas.

¿Cómo diferenciarlos?

Por sus síntomas. Mientras que la gripe (ocasionada por el virus influenza) provoca fiebre alta, dolores musculares, de cabeza, garganta, malestar general y tos seca, el resfriado (ocasionado por una gran variedad de virus) se manifiesta con estornudos, mucosidad, congestión nasal, dolor de cabeza y de garganta, lagrimeo, tos, irritación, picor nasal y, a veces, fiebre moderada. En el caso de que sospeches tener gripe, debes acudir al médico para que te marque unas pautas específicas y te asigne un tratamiento personalizado.

Tabla

Te recomendamos unas precauciones para prevenir desde un resfriado común hasta una ‘gripe de caballo’. Si finalmente sucumbes a los virus, los siguientes fármacos y productos te ayudarán a superar el constipado con mayor dignidad y confort:

  • IBUPROFENO o PARACETAMOL: calmará los dolores de cabeza y los corporales; además, mantendrá a raya la fiebre. Recuerda que ambos son medicamentos, y que, por lo tanto, debes hacer un uso moderado y responsable. El ibuprofeno para adultos no está indicado para niños así que, si tienes dudas, consulta con un pediatra.
  • ASPIRINA o APIRINA COMPLEX: además de aliviar los dolores leves y la fiebre, también trata la congestión, la secreción nasal y el lagrimeo. Te ayudará a combatir tu día a día con menos molestias hasta que el resfriado pase.

  • STOPFRI: este complemento antigripal es la alternativa natural al Frenadol, el paracetamol de toda la vida. Refuerza el sistema inmunológico, elimina el malestar general, fluidifica la mucosidad y alivia los síntomas generales del resfriado (o la gripe) y acorta su duración. A diferencia del Frenadol, no da somnolencia y reduce progresivamente los síntomas (y no de golpe).
  • TERMÓMETRO: intenta tomarte la temperatura cada dos horas o cada vez que los síntomas del resfriado cambien. La temperatura corporal es la única manera fiable de controlar tu estado y poder decidir si debes acudir al médico o no. Acude en caso de superar los 39º si lo ves conveniente.
  • PAÑUELOS DE PAPEL DESECHABLES: la gran variedad de pañuelos te permite usar aquellos que se adecuen mejor a tus necesidades. Los tienes con mentol (para ayudar con la congestión nasal), con aloe vera (para cuidar de las pieles propensas a la descamación) o, incluso, con bálsamos específicos para el resfriado y las alergias, que evitará que la nariz se irrite en exceso. Intenta estornudar en el pañuelo y desecharlo al momento para no contagiar a nadie.
  • SPRAY NASALataca directamente la producción en exceso de mocos que te impide respirar (y puede incluso provocar dolor de cabeza y malestar) con un buen spray nasal, como, por ejemplo, el del laboratorio Novartis: Rhinomer. También puedes hacerte con un humidificador, que ayudará a descongestionar las fosas nasales progresivamente. Otra opción es realizar baños de vapor; prueba con los de eucaliptus o laurel.
  • ALMOHADILLAS TÉRMICAS: antes de tirar de medicamentos, si tienes oportunidad, intenta combatir los dolores de cabeza con terapia térmica y beneficiarte del calor sobre la salud. Puedes usar toallas empapadas con agua caliente o mantas eléctricas aunque las almohadillas de gel te permitirán aplicar calor en la zona deseada de manera mucho más cómoda y sencilla.

x

¿Cuando acudir al médico?

Tan importante es cuidarse bien en casa como saber cuando debemos acudir al médico. Si la fiebre supera los 39 grados en un adulto durante más de dos días y/o el malestar persiste durante más de diez, debes acudir al centro de salud más cercano para recibir un tratamiento específico. De no ser así, evita visitar hospitales ya que son grandes foco de contagio.

En resumen: mantén el calor corporal, consume líquidos en abundancia y dale importancia a la higiene de tus manos. Si sigues estas tres máximas puede que este invierno consigas darle esquinazo a los virus y te libres de pasar las fiestas en cama.

Redactora de lifestyle y salud para PharmaHero. También escribo habitualmente sobre cultura, lifestyle y cine para Noir Mag, Código Nuevo y La Tribu de Frida.