giphy (3)

¿Es realmente peligroso combinar alcohol y medicamentos?

Tanto el alcohol como determinados medicamentos alteran nuestro estado natural; pueden provocar somnolencia, dolor de cabeza, letargo, desmayos, vómitos o, incluso, pérdida de coordinación. Si los combinamos (¡aunque sea poca cantidad!) los efectos pueden multiplicarse y provocar reacciones orgánicas impredecibles, poniendo en riesgo nuestra salud. ¿Quieres saber más sobre la combinación de alcohol y medicamentos?

La mayoría de combinaciones alcohol+medicamento suelen causar, en mayor o menor grado, una sensación agudizada de letargo o somnolencia. También pueden provocar arritmia (ritmo irregular del corazón), mareos, temblores, malestar estomacal, úlceras y, en determinados casos, hemorragia interna o cambios en la presión sanguínea. Para saber a qué efectos secundarios te expones, debes saber exactamente qué estás tomando para determinar si interfiere o no con el alcohol.

¿Por qué está contraindicada la combinación de alcohol y medicamentos?

En términos generales, muchos medicamentos tienen metabolismo hepático (hacen que el hígado metabolice sus componentes); lo mismo ocurre con el alcohol. Por ese motivo, si consumes fármacos y alcohol, estás saturando los procesos del hígado y ello puede repercutir de manera significativa en tu salud.

"Los medicamentos que no se absorban a través del hígado no tienen riesgo frente al alcohol"

pills-main

Si tomas paracetamol combinado con alcohol, por ejemplo, tu hígado podría sufrir daños a largo plazo por la toxicidad de la combinación. Antiinflamatorios como el ibuprofeno o el diclofenaco aumentan el riesgo de gastritis por sí solos con un uso prolongado en el tiempo; combinados con alcohol, el riesgo se dispara. Si, en cambio, tomas antidepresivos, podrías exponerte a una relajación excesiva, con el riesgo de provocar algún accidente.

A continuación, te facilitamos unos esquemas con las enfermedades y los medicamentos más frecuentes, junto con sus componentes, que pueden provocar efectos secundarios notables mezclados con alcohol.

ENFERMEDAD

MEDICAMENTO

COMPONENTE

REACCIONES AL MEZCLAR CON ALCOHOL

Molestias estomacales

Axid

Nizatidine

Cambios en la presión sanguínea, taquicardia, aumento de los efectos del alcohol.

Reglan

Metoclopramide

Tagamet

Cimetidine

Zantac

Raitidine

Alergias, resfriado o gripes

Alavert, Claritin, Claritin-D

Loratadine

Letargo, mareos y aumento del riesgo

Atarax

Hydroxyzine

Benadryl

Diphenhydramina

Clarinex

Desloratadina

Sufaded, Triaminic, Tylenol

Chlorpheniramina

Zyrtec

Cetirizina

*

ENFERMEDAD

MEDICAMENTO

COMPONENTE

REACCIONES AL MEZCLAR CON ALCOHOL

Ansiedad, depresión y epilepsia

Ativan Lorazepam Letargo, mareos, aumento del riesgo de sobredosis, dificultad para respirar, falta de memoria, aumentos de los síntomas de la enfermedad y aumento de la presión sanguínea.
Klonopin

Clonazepam

Paxil

Paroxetina

Valium

Diazepam

Xanax

Alprazolam

Prozac

Fluoxetina

Zoloft

Sertraline

Paxil

Paroxetina

Celexa

Citalopram

Lexapro

Escitalopram
Zyprexa Olanzapina
Remeron

Mirtazapine

*

ENFERMEDAD

MEDICAMENTO COMPONENTE REACCIONES AL MEZCLAR CON ALCOHOL

Dolor muscular, de cabeza, inflamación, fiebre.

Neobrufen, Espidifen

Ibuprofeno

Malestar estomacal, hemorragias, úlceras, daño hepático y taquicardia.

Aleve, Flanax, Anaprox, Naprosyn

Naproxeno

Apirina,  Tylenol

Acetaminophen

Gelocatil

Paracetamol

Estas enfermedades o molestias son por las que solemos recurrir al uso de medicamentos, ya sea con o sin prescripción médica. Aun así, debes tener en cuenta que no se trata, ni muchísimo menos, de los únicos casos en los que combinar alcohol y medicamentos provocan efectos secundarios. Para mayor seguridad, consulta siempre al farmacéutico o al especialista en cuestión, para que te indique a qué contraindicaciones te expones.

x

Sobre todo, debes estar muy atento si te medicas para tratar enfermedades coronarias, artritis, diabetes, déficit de atención, colesterol alto, infecciones o dolores crónicos, problemas de presión sanguínea (incluye la coagulación) o insomnio. Si no tienes claro qué componentes tiene la medicación que estás tomando, te recomendamos que consultes el prospecto. Descubrirás, entre otras cosas, que existen algunos fármacos (como los laxantes o los jarabes para la tos) que ¡contienen un 10% de alcohol en sí mismos!

Leer: "Cómo comprender un prospecto médico"

Redactora de lifestyle y salud para PharmaHero. También escribo habitualmente sobre cultura, lifestyle y cine para Noir Mag, Código Nuevo y La Tribu de Frida.