piruletas

Cómo saber si tienes adicción al azúcar

¿Crees que estamos exagerando llamándolo adicción al azúcar? ¿Acaso no has tenido nunca una necesidad urgente de comer algo súper dulce? Es algo que sabes que no es muy sano y que no te quitará el hambre… ¡pero lo necesitas! La explicación a este impulso irracional es bien sencilla porque…

consumir azúcar produce un pico altísimo de glucosa en la sangre, lo que provoca una sensación de bienestar inmediata.

Lo cierto es que, tan rápido como sube, vuelve a bajar, y entonces el cuerpo se siente decaído. Pero… ¿En qué momento este antojo se convierte en ‘adicción’? Si tu cuerpo te pide algo dulce pero no se la das, porque sabes que no puedes estar todo el día comiendo dulces, cupcakes o batidos azucarados, y te sientes irritado e, incluso, te cuesta concentrarte en lo que estabas haciendo, puede que seas adicto al azúcar. Realmente estaríamos hablando de una ansiedad por comer dulce. Pero tranquilo. Antes de que cunda el pánico, es muy importante que diferencies entre tener hambre y ‘necesitar’ azúcar:

Cualquier alimento nutritivo (una pieza de fruta, un pedazo de pan, algo de carne) te saciará al momento si tu cuerpo se siente agotado porque necesita energía; sin embargo, si te sientes lleno pero estás intranquilo y sabes que comer o tomar algo dulce podría calmar esa ansiedad, puede que seas adicto al azúcar.

split

¿Aún te parece que usar el término ‘adicción’ es exagerado? Quizás este dato curioso acabe por convencerte: recientemente, el equipo de investigación de la Universidad de Connecticut realizó un experimento con ratas en el que se les suministró cantidades superiores a las habituales de glucosa. Al hacerlo, se dieron cuenta de que, tras su ingesta, las zonas del cerebro que se activaban correspondían a las mismas que se activan cuando el ser humano consume cocaína.

Leer: “Cómo quitar la ansiedad por comer dulce”

Así pues, es importante tener en cuenta que nuestro cuerpo, a menudo, no nos pide azúcar porque la necesitemos, sino porque recuerda el ‘subidón’ que provoca el azúcar y demanda más.

La importancia de la glucosa:

Con todo esto no negamos la importancia de aportar glucosa a nuestro organismo, presente en el azúcar y, en menor medida, en otros alimentos como los frutos secos, los panes o los cereales. Si un nivel alto de glucosa en sangre es tremendamente negativo, uno muy bajo también lo es ya que la glucosa es esencial para el funcionamiento correcto de la mente y del cuerpo.

  1. La glucosa produce energía para realizar las funciones vitales y procesos biológicos como la digestión, la regeneración y reparación de tejidos.
  2. Regula la temperatura corporal.
  3. Sin ella el cerebro no funciona correctamente y no podríamos concentrarnos en una tarea. Es más, podríamos marearnos e, incluso, llegar a desmayarnos. Por ello, a la glucosa se la conoce también como “el combustible del cerebro”
Redactora de lifestyle y salud para PharmaHero. También escribo habitualmente sobre cultura, lifestyle y cine para Noir Mag, Código Nuevo y La Tribu de Frida.