X

Crónicas vegetarianas: Ser o no ser vegetariano

¿Qué significa ser vegetariano?

Hacer mención al vegetarianismo es en ocasiones bastante difícil. Mi experiencia como vegetariana refleja las complicaciones que me encuentro de manera constante al ver que mi estilo de vida choca con otros tipos de dietas. Está claro que el vegetarianismo está en alza y cada vez más personas deciden adoptarlo, ya sea por salud o por convicción.

Es una cuestión difícil de abordar de manera unilateral. Está claro que ser vegetariano va más allá de lo que implica dejar de comer carne y pescado. Para la gran mayoría, supone una forma de pensar y de sentir. Nace por una motivación y una convicción fuertes. Algunos lo hacen por salud, otros porque están en contra del maltrato y la explotación animal… Todos los motivos son válidos y totalmente respetables.

Lo que está claro es que ser vegetariano es una decisión totalmente personal que se fundamenta en las creencias individuales y, por ello, nadie debe interferir en los criterios nutricionales de cada uno.

Sin embargo, a pesar de esta afirmación, en muchos casos nos vemos sometidos a juicios y prejuicios al desmarcarnos de lo que consume la gran mayoría. La falta de empatía o la desinformación suelen ser los causantes que generan ese desdén hacia quienes practican el vegetarianismo.

Tipos de vegetarianismo:

Ser vegetariano es una actitud, un modo de vivir con múltiples variables dependiendo de nuestras creencias, necesidades y criterios. Por ello, cada uno decide qué come y, por tanto, nos encontramos con distintas variedades de vegetarianismo:

Y

  • Veganos: excluyen carne y pescado, además de derivados animales (huevos, queso, leche…).
  • Ovolacteovegetarianos: no comen carne ni pescado pero sí derivados (huevos, lácteos…).
  • Crudiveganos: se alimentan de verduras crudas, es decir, no cocinados.
  • Flexitarianos: consumen carne y pescado de vez en cuando y en pequeñas cantidades, evitando principalmente las carnes rojas.

¿Pensando en ser vegetariano?

Es imprescindible reflexionar y evaluar los pros y contras. Es importante concienciarse de lo que implica. No es necesario hacerlo de la noche a la mañana, sino que podemos hacerlo paulatinamente para acostumbrar nuestro cuerpo. Satisfaz la curiosidad, resuelve dudas, comparte motivos e inquietudes.

Ser vegetariano no se confronta con la salud, aunque es importante el equilibrio alimentario, así como la adopción de unos hábitos de vida saludables.

Debemos destacar, además, que muchos expertos señalan que ser vegetariano posee múltiples beneficios: mejora el sistema cardiovascular, disminuye de manera potencial el riesgo de padecer diabetes y algunos tipos de cáncer, etc.

A continuación, os dejo un vídeo enternecedor sobre las curiosidades nutricionales de un niño:

Filóloga. Me encantan los libros de misterio. Soy editora de contenidos y redactora de LifeStyle, especializada en salud y nutrición en PharmaHero.