como curar una herida

Cómo curar una herida adecuadamente

Las heridas son las lesiones más frecuentes en nuestra piel y por eso es necesario que sepamos curar una herida adecuadamente. Si no las curamos correcta e instantáneamente, corremos el peligro de que se infecten, lo cual puede generar a posteriori problemas mayores. Con este post pretendemos que te aprendas a cuidar verdaderamente cuando te hayas herido para que evites así futuras marcas y manchas.

Una herida es una lesión que interfiere la integridad de los tejidos blandos (piel, músculo, tejido subcutáneo, órganos blandos, tendones, nervios, …). Pueden ser originadas por un golpe, un corte con un objeto afilado o una mordedura. La mayoría de las veces las heridas no suponen un riesgo inmediato, y este es el mayor de sus problemas: que pueden llegar a ser preocupantes si no se actúa correctamente desde el primer momento.

Según el tipo de herida debes actuar de un modo u otro.

Tipos de heridas:

  • Herida abierta: en las heridas abiertas se puede observar la separación de los tejidos blandos. Debemos comprobar la distancia que hay de un borde a otro de la herida, y la profundidad. Si no es muy abierta, no será necesaria una sutura.
  • Herida cerrada: son los llamados hematomas (morados). No se observa separación de la piel y suelen estar producidos por golpes. Este tipo de heridas requieren una atención rápida si existe mucho dolor, para descartar el compromiso de algún órgano.
  • Herida simple: alcanzan solamente a la piel sin afectar ninguna función del organismo. La persona solo manifiesta dolor local, no se queja de dolor en órganos internos.
  • Heridas graves: son heridas profundas, con sangrado abundante, y generalmente conllevan a lesiones de músculos, nervios, vasos u órganos internos. Este tipo de heridas requieren de una atención médica inmediata.

El protocolo de actuación frente a una herida y según el tipo de herida que hayas detectado será lo que llamaremos “Primeros auxilios heridas”:

  1. Lo primero que debes hacer al presentar una herida, es lavarte las manos. Las heridas abiertas, son una entrada para que las bacterias ingresen a nuestro organismo. Utiliza agua caliente para lavarlas y sécalas bien cuando termines.
  2. Lo ideal es actuar en el preciso instante que se produce para evitar que se infecte. Si se trata de una herida muy abierta o complicada, se recomienda ejercer presión con un vendaje (en caso de no tener utiliza una tela) para calmar la salida de sangre. Luego lo más indicado es irrigar la herida con una solución estéril (preferiblemente) o suero salino para eliminar las bacterias.
  3. Lo siguiente, es lavar la herida con un jabón neutro o quirúrgico para asegurar su limpieza. También puedes utilizar soluciones de yodo, coloide o algún otro antiséptico. Al momento de lavarla es importante evitar el algodón, ya que desprende partículas que pueden incrustarse en las heridas y formar infecciones. Es importante evitar el alcohol, ya que podría lesionar todavía más los tejidos.
  4. Dejar secar y aplicar un antiséptico en ungüento o crema. Una gran idea sería aplicar cristalmina, un multiusos para el botiquín de casa.
  5. Existen mitos y leyendas sobre el airear las heridas cuando se producen para lograr una cicatrización favorable, sin embargo, muchas veces se recomienda cubrir la herida durante el día para protegerla de los agresores externos y evitar su posible infección. Cubre la herida con una gasa estéril cuando salgas a la calle, (prestando atención a que no se adhiera a la piel). Por la noche al llegar a casa, vuelve a lavarla y déjala respirar. Lo recomendable es cambiar la gasa dos veces al día y aplicar los cuidados antes mencionados en cada cambio.
  6. Las heridas por muy pequeñas que sean, xsiempre dejan rastro de alguna cicatriz o mancha. Por suerte, existe un producto milagroso que se encarga de eliminar toda marca visible sobre la piel y de devolverle su apariencia natural. Bio-Oil es un aceite especializado en el cuidado de la epidermis que trabaja regenerándola y mejorando su apariencia. Además, en farmacia hay un extenso abanico de cremas para curar cicatrices.

¿Cómo saber si la herida evoluciona bien?

Si tras presentar una herida, observas a los siguientes días sobre la piel un color sonrosado y una temperatura tibia, no existe dolor al tacto y no hay signos de inflamación, significa que la herida ha evolucionado favorablemente y no contiene ninguna infección.

¿Cómo saber si la herida está infectada?

El dolor, el enrojecimiento, la hinchazón y las secreciones son señales de que una herida está infectada. Para diagnosticar una infección, observa si sobre la herida hay secreción o líquido de color amarillento. Esta descarga por lo general suele tener mal olor y provoca un enrojecimiento abundante al rededor de la zona. Si esto ocurre, antes de aplicar medicamentos por decisión propia debes acudir a un especialista para que diagnostique el tipo de infección y te indique las pautas a seguir.

¡Precaución! Las infecciones no tratadas pueden ocasionar fiebre e incluso malestar general (dolores de cuerpo, cabeza, mareos, malestar estomacal o incluso vómito).

Es importante saber que la evolución de la herida dependerá notablemente del tipo de piel y el sistema inmunológico de cada persona. Si tras seguir estos consejos no notas ningún cambio prueba aireando más la zona y mide tu progreso. Recuerda que la constancia y la dedicación serán claves para que no quede rastro en tu piel.

Formada en Comunicación con una especialización en Diseño Publicitario. Escribo para redes sociales y anuncios. Redactora de Lifestyle y Belleza para Pharmahero.