indulgence

¿Dejar de fumar engorda?

La nicotina es uno de los principales componentes que tiene un efecto directo en el organismo de las personas fumadoras y es la sustancia que hace que la gente se “enganche” al tabaco. Una persona fumadora ha acostumbrado a su cerebro a recibir su dosis de nicotina diaria. Cuando deja de hacerlo porque ha decidido dejar de fumar, el cerebro tiene de necesidad de seguir recibiendo nicotina y es cuando aparece el “síndrome de abstinencia”, y además corre el mito de que a posteriori y como efecto rebote, el dejar de fumar engorda.

¿Qué es el síndrome de abstinencia?

El síndrome de abstinencia forma parte del proceso de dejar de fumar. Para la mayoría es algo desagradable. Ocurre en el momento en el que nuestro cuerpo tiene que acostumbrarse a no recibir nicotina. Las personas que dejan de fumar se sienten tristes, desanimadas, les cuesta dormir, pasan a tener un carácter irascible e irritable, les cuesta concentrarse, se sienten nerviosas, disminuye su frecuencia cardíaca y aumenta su apetito y peso. Estos síntomas desaparecerán con el paso de los días y semanas. Lo que será más difícil controlar es el antojo de un cigarrillo. Esto tardará mucho más en desaparecer.

fumar2

¿Dejar de fumar = engordar?

Uno de los síntomas o consecuencias de dejar de fumar es el aumento de peso. Mucha gente ha echado atrás la idea de dejar de lado el tabaco por esto. Diversos estudios científicos, entre ellos uno publicado por la revista médica British Medical Journal, han revelado que, de media, un año después de fumar la gente suele engordar 4’7 kg. Esto podría explicarse con el hecho de que la nicotina tiene un cierto efecto anorexígeno que hace que saciemos nuestro apetito y también por el hecho de que, cuando alguien deja de fumar, siente ansiedad y sustituye los cigarrillos y las ganas de un “piti” por comida.

El cuerpo de un fumador quema más calorías que el de una persona no fumadora. Esto ocurre porque el metabolismo de un fumador funciona más rápido que el de una persona que no fuma y esto hace que queme más calorías al día (unas 200 kcal diarias más).

¿Hay algo que me ayude a dejar de fumar?

Hay medicamentos que te pueden ayudar: Niquitin, Nicotinell, etc. Son muy efectivos y te ayudarán a “desengancharte” de una forma más fácil y a evitar la recaída. Engordar es una de las consecuencias de dejar de dejar de fumar, pero es cierto que pasado el año de haber abandonado el tabaco, las personas que cuidan su dieta y hacen ejercicio de forma saludable, recuperan su peso normal. No olvides que ¡dejar de fumar son todo ventajas para tu salud! ¡El camino no es fácil, pero la recompensa es inmensa para ti!


 

Leer: “Trucos para dejar de fumar”

 

 

CMO de PharmaHero. Formada en Marketing Farmacéutico, coordino el equipo de redacción. Interesada y entregada a la salud y el deporte.