x

Diferencia entre lo genético y congénito

Seguro que alguna vez te has preguntado: ¿por qué los hijos se parecen a sus padres y a otros familiares?, o ¿por qué los lirios siempre tienen 3 pétalos y las peonias siempre 8? La respuesta la encontrarás en los genes, ¡ellos son los culpables!

¿Qué son los genes?

En los genes se almacena toda la información sobre cómo deben funcionar las células en el organismo de las personas, plantas y animales. En las cadenas de ADN está toda la información genética que pasa de generación en generación y es la que hace que las flores tengan un número determinado de pétalos, frutos… y hasta la conducta de los animales y las personas está determinada de alguna forma por la información genética.

Diferencia entre genético y congénito

Hay personas que utilizan estas palabras indistintamente, como si fueran sinónimos. Lo cierto es que tienen significados muy distintos.

Cuando hablamos de algo genético, tenemos que tener en cuenta que son condiciones que afectan al ADN (genes). Sin embargo, cuando nos referimos a algo congénito, hacemos referencia a las características con las que nace una persona que no dependen de la herencia genética, sino de factores que influyen en la estancia del embrión en el vientre materno.

Es importante distinguir estos conceptos y también debes saber que hay enfermedades genéticas que son congénitas, es decir, que afectan al ADN y que en el vientre materno y en el nacimiento ya se padecen (Síndrome de Down), y también enfermedades genéticas que no son congénitas, es decir que son fruto de una alteración del ADN pero que no tienen porqué expresarse en el nacimiento (el cáncer, por ejemplo). Por otro lado, también encontramos enfermedades que son congénitas pero que no surgen como consecuencia de una alteración del ADN (espina bífida) y otras que no son sin congénitas ni genéticas (el sida, VIH).

Maxi_Andes_Blanco

¿Heredamos las enfermedades genéticas? ¿Y las congénitas?

En los genes guardamos toda la información genética de nuestros progenitores: color de ojos, pelo, rasgos faciales,. etc. Es tal el volumen de información que a través de un análisis de nuestro genotipo podemos saber qué enfermedades tenemos más probabilidades de sufrir y cuáles no (probabilidad de que ese gen se vea alterado, se exprese o no).

Los genes los heredamos siempre, pero dependiendo de su fuerza o debilidad de expresión (de si el gen es dominante o recesivo), tendremos más posibilidad o menos de heredar una enfermedad y que se exprese en nuestro cuerpo. Es decir, que el genotipo lo heredamos siempre pero el fenotipo (lo que se expresa de todos esos genes) va a depender de la interacción con el ambiente y de otros factores difíciles de controlar.

Un ejemplo: Podemos heredar el gen que hace que se exprese el cáncer de ovarios pero que este no se exprese en nuestro cuerpo y pasarlo a otra generación y que sí se exprese.

A su vez, es importante tener en cuenta el hecho de que hay enfermedades que, dependiendo del tipo, tienen más probabilidad de expresarse. Esto ocurre con el cáncer. El gen que hace que el cáncer de mama y de ovarios aparezca tiene más probalidades de expresarse que del cáncer de colon, por ejemplo.

ovulo001

Las enfermedades congénitas las heredamos de nuestra madre (surgen en el vientre materno) y pueden tener como origen una alteración en el ADN (Síndrome de Down) o no (espina bífida o VIH, por ejemplo). Cuando tengan un origen genético tendremos más posibilidades de heredarlas (la información quedará guardada en los genes) que si tienen un origen de otro tipo (por la toma de sustancias tóxicas, drogas, etc.).

Redactora de contenidos de PharmaHero. Amante de las lenguas y apasionada de la comunicación estratégica.