5dd6be076ee3f7dc0a1cbd7441176a4c

Crónicas vegetarianas: ¿Es sano ser vegetariano?

Ser vegetariano lejos de ser una elección, es un estilo de vida. En estos últimos años hemos podido avistar un crecimiento de este sector debido a preocupaciones éticas, sociales y ambientales. Ante esta situación, son varias las opiniones y estudios en relación a si es sano o no practicar el vegetarianismo.

En la gran mayoría de casos, nos encontramos ante una gran multiplicidad de teorías, veredictos y valoraciones basados en la desinformación y los prejuicios que nos conducen a hipótesis totalmente alejadas de la realidad. Con este post pretendemos proporcionar una visión objetiva y contrastada sobre lo que realmente implica ser vegetariano para desmitificar falsas ideas y contrastar las aportaciones verídicas.

¿Es sano ser vegetariano?

La pregunta clave. Ser vegetariano implica una serie de cambios y restricciones en nuestros hábitos alimenticios: dejar de consumir carne y pescado supone, en cierta medida, una ausencia de nutrientes en el organismo que se deben tener en cuenta.

En estos últimos años se ha puesto en el punto de mira el vegetarianismo como tema de investigación. En estos estudios se documentan múltiples resultados que se deben subrayar:

  • Ser vegetariano reduce el riesgo de enfermedades crónicas y degenerativas, así como la obesidad, la cardiopatía isquémica, el colesterol, el estrés y varios tipos de cáncer.
  • Ayuda a perder peso, disminuye la presión sanguínea, mejora el funcionamiento de la tiroides y ralentiza el envejecimiento, dilatando la longevidad.

Límites del vegetarianismo

A pesar de lo que acabamos de subrayar es importante tener en cuenta ciertosx matices a la hora de adoptar (y adaptarnos) a una dieta vegetariana. Dejar la carne y el pescado constituye un cambio bastante grande dependiendo de nuestro estilo de vida. Este cambio nutricional y dietético puede conllevar ciertas deficiencias que pueden mellar en nuestro bienestar si no ponemos en práctica una alimentación y un estilo de vida equilibrados, ricos y variados.

¿Qué nutrientes necesita suplir un vegetariano?

  • Proteínas. Puedes obtenerlas gracias a las legumbres –guisantes, judías, lentejas-, los cereales, los frutos secos –nueces, cacahuetes crudos, almendras tostadas-, la soja, los lácteos y los huevos.
  • Ácidos grasos Omega-3. Podrás encontrarlos en el aceite de oliva, las nueces, la verduras de hoja verde o el aceite de linaza.
  • Hierro. Está presente en verduras de hoja verde, espárragos, soja, tofu, perejil, canela, orégano, lentejas, plátanos y pasas.
  • Zinc. Garbanzos, avena, quinoa, lentejas, almendras, chocolate negro y queso azul son una rica fuente de este elemento esencial.
  • Yodo. Lo encontrarás en la leche condensada, las judías blancas, la soja, elajo, la sal yodada, los huevos, las fresas o las espinacas.
  • Calcio. Puedes encontrarlo en la leche, el yogur, el queso, las almendras, las alubias, la soja, el tofu, el hummus y las naranjas.
  • Vitamina C. Además de las naranjas, también está presente en el kiwi, el pimiento rojo, el brócoli, la guayaba, las espinacas, el perejil o la coliflor.
  • Vitamina B-12. Está presente en huevos, queso, leche, yogur, levadura de cerveza, hongos comestibles, cereales, leche de soja y tofu.

En el mercado disponemos una amplia posibilidad para disfrutar de recetas y platos deliciosos sin carne ni pescado. Además, ya encontramos marcas que proporcionan soluciones nutritivas, como por ejemplo Solaray, que ofrece complementos alimenticios ante ciertas carencias en el organismo, o Santiveri, que dispone de suplementos nutricionales, alimentos, plantas e infusiones ideados para vegetarianos.

Conclusiones

Una dieta vegetariana puede ser totalmente saludable siempre y cuando nos alimentemos de forma equilibrada. En la variedad está la riqueza y, por ello, debemos contar con nutrientes (y en algunos casos con suplementos) para poder disfrutar de una salud envidiable. Para ello, es recomendable acudir al médico y controlar el estado de salud de manera rutinaria.

Está claro, por tanto, que las dietas vegetarianas –bien planificadas- suponen un gran éxito en la salud física y emocional de aquellos que las practican. Tener en cuenta las deficiencias del mundo vegetal es imprescindible para poder encauzar el sistema nutritivo para el máximo bienestar posible.

Filóloga. Me encantan los libros de misterio. Soy editora de contenidos y redactora de LifeStyle, especializada en salud y nutrición en PharmaHero.