Young mother feeding adorable baby

Cómo introducir los cereales a tu bebé

Introducir cereales bebé por etapas

La etapa de introducción de cereales del bebé es una de las más importantes en su crecimiento, ya que sus papilas gustativas empiezan a probar los sabores y las texturas de los alimentos que le esperan de por vida. Dar el paso de la lactancia a la papilla e introducir cereales bebé siempre genera un poco de miedo, tomando en cuenta que se trata de los primeros semi-sólidos que va a ingerir tu bebé.

A partir de los 4 meses es necesario un cambio en la alimentación del bebé, debido a que su cuerpo va exigiendo un extra de nutrientes para continuar con su desarrollo y crecimiento. Para que esto sea favorable es necesario hacerlo según pide su cuerpo: por etapas. Lo primero a tener en cuenta es comenzar por los alimentos que no produzcan diarrea, fiebre, estreñimiento u otro tipo de dolencias. Por ello, existen diversas papillas o cereales para bebés indicadas según la edad (o etapa) y con la finalidad de que tu bebé se vaya acostumbrando a los cambios de sabores.

Etapa 1: Cereales Sin Gluten

Los cereales sin gluten son los primeros que tomará tu hijo/a y están indicados a partir de los 4 meses. Suelen estar elaborados a base de arroz, maíz, mijo, sorgo e incluso soja. Anteriormente no se recomendaban los cereales sin gluten en los bebés hasta el 8º o 9º mes, por el miedo a que posteriormente se enfrentaran a ser celíacos, pero con el tiempo se demostró que la tendencia a ser celíaco se presentaba de manera contraria, por no introducir antes este tipo de sustancias. No se debe comenzar con la alimentación complementaria antes de las 17 semanas ni después de las 24 semanas ya que el intestino del lactante hasta los 5 o 6 meses sólo está preparado para realizar digestiones simples. Lo que si es cierto, es que los cereales sin gluten deben introducirse en la dieta del pequeño de manera progresiva y equilibrada.

papilla

Etapa 2: Cereales con Fibra

Los cereales que continúan el camino de alimentación de tu pequeño son los cereales que contengan fibra, y mayormente los encontrarás a base de avena, trigo, cebada y centeno. A los cereales en esta etapa se les añade fibra soluble y no soluble procedente de cereales integrales para evitar el estreñimiento.  La avena constituye el inicio de la alimentación complementaria y el algunos casos es recomendada a partir de los 4 meses del bebé al igual que los cereales sin gluten. La American Academy Pediatrics recomienda emplear la alimentación con cereales de avena en bebés debido a que es naturalmente rica en fibra y antioxidantes de origen vegetal, y a la mayoría de los bebés les encanta su sabor suave.

Etapa 3: Mezcla de Cereales


Luego de que tu bebé ha probado los cereales sin gluten y algunos cereales secundarios, a partir de los 6 meses aproximadamente puedes optar por papillas que contengan una mezcla de cereales para aportar más nutrición a sus comidas. Por ejemplo, la papilla de 8 cereales de Nestlé, contiene trigo hidrolizado, trigo, cebada, centeno, maíz, arroz, mijo sorgo y avena para ofrecer al paladar de tu pequeño un sabor nuevo. Este tipo de papillas están cargadas de vitaminas y bifidobacterias para favorecer el sistema inmunitario del pequeño.

Etapa 4: Incorporando la fruta

La fruta principalmente debe introducirse de manera sola, es decir, se recomienda que a partir del 6º mes de tu hijo/a introduzcas fruta en su dieta de manera natural mediante piezas de fruta, y cuando tu pequeño ya acepte su sabor y textura, a partir de los meses 7 y 8, es cuando se recomienda optar por una comida que contenga cereales y frutas. La fruta además de aportar un nuevo sabor a los cereales de los niños, endulzará de manera natural la comida que tomará el bebé y añadirá a su dieta todos los beneficios de este rico alimento.

Etapa 5: Incorporando la Miel

Es muy común que las mamás empleen en la dieta de sus bebés miel, por pensar que es un edulcorante natural y que no traerá riesgo alguno para él, pero la verdad es que es una creencia no muy acertada. Lo cierto es, que tanto la miel de caña como la de abeja pueden contener esporas de Clostridium Botulinum, un componente capaz de producir neurotoxina en el intestino inmaduro del lactante lo cual puede conllevar al desgano, la falta de apetito, constipación y debilidad muscular. La miel en los cereales o papillas se debe introducir en su dieta a partir del primer año del bebé.

Dentro de las marcas que lideran el mercado de cereales y papillas para bebés te puedes encontrar con diversas como Nestlé, Almirón, Blevit, Nutribén y muchas marcas más que podrás conocer en PharmaHero.

Formada en Comunicación con una especialización en Diseño Publicitario. Escribo para redes sociales y anuncios. Redactora de Lifestyle y Belleza para Pharmahero.