x

Exceso de crecimiento de pelo

La importancia del pelo se debe principalmente a su función protectora, un hecho que a menudo se ha olvidado por culpa de las cuestiones estéticas. Aun así, históricamente su valor estético ha sido cambiante. Actualmente la depilación es un hecho practicado tanto por hombres como mujeres. No obstante, el vello masculino también es considerado bello por parte de la sociedad, y algunas modas se encaminan a esto. ¿No te viene a la cabeza la imagen de una barba hipster? Hoy hablaremos de la otra cara de la moneda: cuando hay exceso de crecimiento de pelo.

Leer más sobre el origen del pelo

De forma parecida, el cabello cumple con las mismas funciones protectoras y sobre todo con las funciones estéticas. También es una de las partes de nuestro cuerpo que sufre más según las condiciones exteriorxes, sobre todo los cambios de tiempo: la exposición solar, la humedad, la sequedad, el cambio de estaciones… le afectan especialmente. Y no solo eso, hay que tener en cuenta otros factores como la contaminación o el uso de productos de higiene, belleza o cuidado. Tampoco se pueden olvidar los trastornos genéticos, ya que cada organismo funciona de forma diferente.

Así pues, tanto el cabello como el vello corporal son pelos, pero con características diferentes. Por ejemplo, el vello está formado por fibras capilares más bien cortas y flacas. Con todo, cuidar el pelo o rasurarlo es algo a lo que estamos acostumbrados. Pero existen problemas que a veces no se tiene en cuenta. Uno de ellos es el exceso de crecimiento de pelo o de cabello.

Pelos y cabellos

El cuerpo humano tiene millones de pelos, repartidos por distintas zonas y en diferentes cantidades. No hace falta decir que su tamaño y forma se adaptan según las zonas que tienen que defender. Así, la estructura es la misma en todos casos aunque la principal diferencia entre pelo y cabello es que este crece en una capa más interna de la piel.

También hay otros factores que cambian. Se calcula que los pelos crecen a lo largo de tres años y que tardan unos tres meses en caer, con un período de transición de tres semanas. Este trabajo celular varía según la zona: un cabello tarda entre tres y cinco años a crecer; un pelo de la barba aproximadamente un año; el vello corporal entre tres y cuatro meses; el bigote desde un mes hasta tres meses; y las cejas solamente treinta días.

Y como ya se ha dicho, este pelo tiene la función de proteger. Por esto el cabello guarda el cuero cabelludo de las condiciones climáticas o las cejas y las pestañas se encargan del cuidado de los ojos, por ejemplo. Pero también se encargan de guardar el calor y de crear una capa protectora entre la piel y las posibles agresiones.

Problemas de pelo

El problema más conocido relacionado con los pelos es la alopecia. La calvicie común es la pérdida parcial o total del cabello y tiene factores genéticos y hormonales. Pero pueden darse otros tipos de caída de pelo: la alopecia traumática es también muy frecuente, la alopecia difusa… La lista de trastornos y motivos de la pérdida de pelo es muy larga. Cabe destacar que estas afectaciones se pueden dividir entre alopecias no cicatriciales (el folículo piloso cambia estructuralmente) y alopecias cicatriciales (los folículos pilosos están malformados, dañados o destruidos).

Por otra parte, también existe la versión contraria no tan común: el exceso de crecimiento de pelo.

En este caso una de las patologías más conocidas es el hirsutismo, o sea, el crecimiento excesivo de vello en las mujeres. Se caracteriza por la aparición de pelo en las zonas propiamente masculinas, normalmente a causa de factores hormonales. Aun así, hay que vigilar este problema ya que se puede deber a otros motivos: cáncer de ovario, Síndrome del Ovario Poliquístico, hiperplasia suprarrenal congénita, síndrome de Cushing,  alteraciones en las tiroides…x

Los tratamientos del hirsutismo varían según la paciente y el estado en el que se encuentre la enfermedad. Así puede recurrirse a la depilación aunque normalmente solo son una solución parcial. Así se recomienda el tratamiento hormonal a base de estrógenos o antiandrógenos, ya que eliminaran el exceso de hormonas masculinas.

El otro extremo es la hipertricosis, una enfermedad en la que el cuerpo está completamente cubierto de pelo, excepto manos y pies. Es muy conocida ya que también recibe el nombre de Síndrome del hombre lobo. Aunque es muy visual, se han dado pocos casos a lo largo de la historia.

Cabe recordar que más allá de la estética el pelo es una cuestión de salud. Deben tenerse en cuenta sus beneficios (tanto de vello corporal como de cabello) y vigilar sus alteraciones.