lactosa

¿Intolerante a la lactosa? Conoce el papel de la lactasa

En los últimos años la oferta de productos sin lactosa se ha disparado. Ahora ya disponemos en cualquier supermercado de leche sin lactosa, yogures sin lactosa, queso sin lactosa, batidos sin lactosa… Lo cierto es que parece que hay una gran parte de la población adulta que no consigue digerir correctamente la leche. ¿Por qué? Por su contenido en lactosa, el azúcar que se encuentra en todas las leches de los mamíferos (la leche de vaca, de cabra, de oveja y humana) y en sus derivados.

milk cow

Para digerir correctamente y sin molestias la lactosa, compuesta por glucosa y galactosa, nuestro intestino delgado produce una enzima llamada ‘lactasa’. Ésta juega un papel esencial en el desdoblamiento de estos azúcares simples ya que sólo si segregamos lactasa en niveles adecuados, aparecen dificultades para poder procesar la lactosa y es donde empiezan las molestias que varían según cada organismo: náuseas, dolor abdominal, espasmos, hinchazón abdominal, flatulencias, diarreas o vómitos.

Además de estos síntomas, que nos permiten  identificar rápidamente la intolerancia a la lactosa, también se ha relacionado con otras dolencias o molestias menos comunes como cansancio injustificado, dolor en las extremidades, problemas cutáneos, alteraciones en la concentración, nerviosismo e, incluso, trastornos del sueño. En estos casos, es mucho más complicado relacionar estos síntomas con la intolerancia a la lactosa. Si se dan, todo es cuestión de observar cómo reacciona tu cuerpo cuando le quitas la leche y los productos lácteos con lactosa. Si observas que te encuentras mejor, lo único que tienes que hacer es pasarte a la gama de productos sin lactosa que más te guste.

lactosa¡Atención! Que si, por lo que fuera, sabes que eres intolerante a la lactosa pero tienes un evento en el que sabes que sí o sí tendrás que consumir un producto con lactosa (¡o te mueres por una fondue de queso!), existe un remedio: las pastillas de lactasa. Estas pastillas se toman antes de las comidas. ¿Cómo funcionan? Es muy simple: gracias a estas pastillas le estás proporcionando a tu organismo la lactasa que no es capaz de generar por sí mismo, con lo que podrás digerir sin problemas la lactosa.

Así que, ya sabes, si crees que la lactosa no te sienta bien porque cuentas con los síntomas que mencionábamos arriba, haz la prueba: consume productos específicos sin lactosa y observa las reacciones de tu cuerpo.

Redactora de lifestyle y salud para PharmaHero. También escribo habitualmente sobre cultura, lifestyle y cine para Noir Mag, Código Nuevo y La Tribu de Frida.