wake-up

La importancia del desayuno

El despertar es para muchos un hábito bastante conflictivo. La comodidad de la cama y las ganas de seguir durmiendo son tentadoras… Sin embargo, debemos levantarnos para realizar nuestras tareas. Para ello, necesitamos un estímulo que nos permita rendir día tras día y ahí es donde recae la importancia del desayuno.

Como ya sabrás existen muchos refranes y dichos populares que hacen referencia al desayuno. Tales como “desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo” o “el desayuno es la comida más importante del día”. Pero, ¿qué tienen de verdad estos alegatos?

Después de 8 o 10 horas de ayuno nuestro organismo requiere una inyección de energía para reactivarse y rendir durante la jornada. Por ello, romper con las largas horas de ayuno es indispensable para afrontar el día física y emocionalmente. Sin embargo, algunos tienen el hábito de saltarse esta comida por falta de tiempo, por falta de hambre matutina o simplemente por pensar que así podrán perder peso. Otros, en cambio, toman un “desayuno exprés” y echan a correr.

Ante las disparatadas y diversas rutinas mañaneras que se ponen en práctica queremos darte a conocer los beneficios del desayuno:

Equilibra los niveles de azúcar en sangre

Según varios estudios, especialmente el publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, aquellas personas que suprimen el desayuno poseen un riesgo más elevado de padecer diabetes de tipo 2. Evitar ayunos prolongados mantiene el equilibrio de glucosa en sangre. Además, un gran porcentaje de los que suprimen el desayuno tienden a consumir una mayor cantidad de calorías al mediodía o por la tarde. Este hecho impacta negativamente en los niveles de azúcar y de insulina en sangre. Es indispensable con tal de prevenir hipoglucemias o hipotensión.

Favorece el control de peso y propicia la pérdida de grasa

El reparto de comidas se basa en las carencias y necesidades nutricionales, especialmente en el desayuno ya que el organismo se pasa muchas horas en ayunas. Los cereales y las frutas son los mejores aliados para tu metabolismo ya que regulan el tránsito intestinal y ofrecen al cuerpo los minerales y vitaminas que necesita. Por ello, un desayuno saludable permite una composición equilibrada del metabolismo y, por ende, de nuestro organismo.

Previene enfermedades

Desayunar alimentos ricos en fibra reduce el colesterol y además regula el azúcar en sangre, lo que se lleva a mayor salud cardiovascular. La fibra estimula el tránsito intestinal y previene la absorción de grasas saturadas.

Aporta nutrientes esenciales al organismo

El mejor momento del día para ingerir alimentos ricos en vitaminas, fibra, proteínas, minerales y calcio es por la mañana. Por ello, degustar un buen desayuno propicia el buen funcionamiento de los órganos de manera equilibrada y, por tanto, un mayor rendimiento y energía.

Mejora el rendimiento intelectual y físico

El desayuno es un requisito indispensable para lograr una combustión de energía para nuestro cuerpo y cerebro. Desayunar incrementa la capacidad de concentración, de memoria y de atención pues el organismo recibe la energía por parte de los alimentos. En edades escolares, el desayuno supone un hábito fundamental ya que el hecho de no ingerir alimentos por la mañana puede repercutir en la capacidad de expresión, en la creatividad, en el razonamiento y en el rendimiento físico. Además, está demostrado que aquellos que no ingieren alimentos por la mañana suelen estar más irritables, apagados y cansados.

healthy-breakfast-ideas-604x345El desayuno perfecto

Como ya hemos apuntado, el desayuno es la comida más importante del día. Sin embargo, no vale comer cualquier cosa ya que debe suponer un 20% (aprox.) de las calorías ingeridas a lo largo del día. No es necesario que ingieras grandes cantidades, pero sí que es importante incorporar ciertos alimentos. Por ello, debe haber una mínima representación de estos grupos nutricionales:

  • Lácteos: en yogures, leche o queso (especialmente los bajos en grasas) aportan las proteínas básicas como el zinc, el calcio o el hierro. Son alimentos muy sanos y esenciales para la salud pero no debemos abusar de ellos.
  • Cereales: son ricos en vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y fibra. Además, equilibran los niveles de sangre y previenen el estreñimiento. Evita los azucarados y aquellos que contengan colorantes; apuesta por los integrales. También puedes optar por tostadas, galletas o barritas integrales.
  • Frutas: nuestro organismo requiere vitaminas y minerales para el buen funcionamiento de determinados órganos, tales como el intestino o estómago. Por ello, las frutas (naranjas, plátanos, manzanas y sandía) suponen un alimento indispensable en la despensa. Se recomienda su consumo a todas horas, pero especialmente en el desayuno.
  • Otros nutrientes: puedes complementar el desayuno con otros alimentos o bebidas. Tales como los frutos secos, el café, el té, tortilla, huevo, mermelada, margarina, paté, etc. Aunque no debes abusar de ellos.
Filóloga. Me encantan los libros de misterio. Soy editora de contenidos y redactora de LifeStyle, especializada en salud y nutrición en PharmaHero.