solar

Lo que no sabías de tu crema solar

Llegado el verano comienzan las preocupaciones acerca de el ponernos morenas rápido, ya que si algo es cierto que no queremos parecer sacadas del polo norte en plena época solar en donde por costumbre nos encanta lucir un tono de piel perfecto.

Existen tantas teorías acerca de exponernos al sol que casi que vamos prefiriendo ni tomar sol por todos los daños que puede causar sobre nuestra piel, pero el problema también radica en que muchas veces desconocemos cómo funciona un protector solar y cómo nos puede ayudar a disminuir los efectos nocivos del sol, pero sobre todo, a tomar el sol de forma segura.

Diferencia entre UVA y UVB

Lo primero que debes entender a la hora de utilizar un fotoprotector es la diferencia que existe entre los rayos UVA y UVB. Los rayos solares, también UVconocidos como rayos ultravioletas se clasifican de acuerdo a su longitud: los rayos UVA son los responsables de envejecer las células de la piel y pueden dañar el ADN celular. Estos rayos se asocian al daño de la piel a largo plazo como es el caso del envejecimiento prematuro de la piel, arrugas y manchas de edad. Por otro lado, los rayos UVB al tener un poco más de energía que los rayos UVA, son los que causan las quemaduras solares visibles y pueden dañar de manera directa el ADN de las células de la piel y causan la mayoría de los cánceres de piel.

¿Qué significa SPF?

Estas siglas se refieren a Sun Protection Factor o Factor de Protección Solar, y significa el número de grado de protección que el producto confiere contra la radiación ultravioleta. Por ejemplo, en el caso de que sea  SPF 30 significará que al aplicarlo la persona demorará 30 veces más en quemarse a diferencia de una persona que no se haya aplicado protección alguna. En el caso de que sea más alta la protección, más tiempo podrás permanecer bajo el sol sin perjudicar tu piel.

Los protectores SPF50+

En lo que se refiere al factor máximo de protección, es importante saber que las cremas con un factor superior a 50 no presentan casi diferencias entre sí, ya que un protector de 30 es capaz de bloquear el 96.7% de los rayos ultravioleta B (UVB) y uno del 50 bloquea el 98%. Por ello, es muy probable que más de una vez te hayas encontrado con un protector solar que marque SPF 50+, ya que la diferencia de un protector 70 a uno 100 es mínima, y por lo tanto no está legalizado promocionarlo.

Cómo evitar cáncer de piel

Si hablamos de prevención de cáncer de piel, el factor mínimo que debes utilizar es el de 30 ya que por debajo de este número el efecto protector es muy bajo para cuidar de manera eficaz tu piel.

¿El SPF50 evita broncearte?

Una de las preguntas más frecuentes a la hora de protegernos la piel consiste en si el fotoprotector alto nos evitará el ponernos morenas o no. Lo cierto es que la rapidez con la que te pones morena depende únicamente de tu tipo de piel, no del fotoprotector que uses. Evidentemente si utilizas una protección solar alta puede que te tome un poco más de tiempo acabar con el tono de piel que buscas, pero los expertos aseguran que de este modo el moreno será más gradual y también más seguro.  El tiempo que te tome dependerá también de tu tipo de piel y tu fototipo de piel.

Ejemplo: Si tienes una piel clara y utilizas una protección menor a 30 no te pondrás morena, sino que pasarás a lucir una piel directamente quemada. Lo ideal en este caso, es que utilices un factor más alto cuanto más blanca seas ya que estos tipos de piel tienen menor tolerancia al sol, y que para lograr el bronceado que buscas te expongas progresivamente. Si tienes mucha prisa en ponerte morena te recomendamos los autobronceadores y que no dejes a un lado la protección solar.

Quizás te interese leer: “Fototipos de piel ¿Cuál es el tuyo?”

Las cremas solares Waterproof

Es común pensar que no hay que re-aplicar las fórmulas solares resistentes al agua tras el baño. ¡Falso! Estos protectores tecnicamente no son waterproof sino water-resistant lo cual significa que se caen eventualmente cuando te bañas, sudas o te secas con una toalla solo que resisten -mucho más- que los protectores comunes. Los protectores waterproof resisten más, pero no resisten del todo como se piensa comúnmente en que se tienen que aplicar una vez y ya está.

Tomar el sol en días nublados

Así el día esté nublado, debes aplicar tu crema solar. Es un mito el decir que como las nubes están ocultando el sol ocultarán también el efecto de sus rayos. Los rayos UV están presentes durante todo el año, sin importar el pronóstico del tiempo y las nubes en realidad pueden reflejar los rayos causando aún más daño a nuestra piel porque no nos damos ni cuenta.

Caducidad

Los protectores solares tienen fecha de caducidad. Es de lo más normal decir ”voy a utilizar el mismo protector del año pasado y ya está” pero lo cierto es que al igual que la leche o los alimentos frescos, los ingredientes que componen12m los productos solares se descomponen con el tiempo y se vuelven completamente ineficaces.  Los protectores solares están diseñados para mantener su efectividad hasta tres años sin ser abiertos, una vez abiertos su duración puede variar desde 6 meses a 1 año. ¿Cómo saber esto? Pues todos los productos en su empaque cuentan con una imagen con un botecito en la cual señalan su duración.

Cada cuando y cuánto protector solar usar

Debes conocer cuánto, y cada cuánto aplicar protección solar. Para proteger bien la piel debes aplicar una onza de crema para que se produzca la formación de la película que va a impedir el paso de la luz UV. Una onza es igual a una medida de peso que equivale a 28,70 gramos. El tiempo cada cuánto debes renovar la aplicación es cada dos horas y tras cada baño.

tomar

Aplicación de la crema solar

Tu piel necesita de al menos media hora para absorber de manera total el protector y poder proporcionar una protección eficaz. Por ello, si vas a la playa te recomendamos aplicar la crema solar aún cuando estés en casa, de este modo además de que te tomarás tu tiempo para hacerlo y podrás cubrir todas las zonas, podrás asegurarle a tu piel la mayor cobertura.

Formada en Comunicación con una especialización en Diseño Publicitario. Escribo para redes sociales y anuncios. Redactora de Lifestyle y Belleza para Pharmahero.