x

El desastre de mezclar alcohol y medicamentos

Son muchas las personas que creen que mezclar alcohol y medicamentos es inofensivo. Estas personas asumen erróneamente que con poca cantidad no ocurrirá nada, o incluso que la repercusión será incrementar el efecto de ambos. Desafortunadamente la realidad no es esta. Algunas combinaciones son realmente peligrosas e incluso pueden llegar a poner en juego la vida de quien lo consume.

Alcohol + Tranquilizantes

1

La ingesta de tranquilizantes y la posterior bebida de alcohol conducen a una severa somnolencia. Esto puede provocar accidentes de muchos tipos, además de dificultar o impedir la realización de actividades cotidianas. Además empeora las funciones del corazón y del pulmón. Su consumo habitual crea adicción, con lo cual pueden aparecer señales de mono o abstinencia

Alcohol + Antidepresivos

2Los antidepresivos, tomados junto al alcohol, hacen disminuir los reflejos y provocan una somnolencia muy peligrosa. Por otra parte, la inhibición de los efectos de los fármacos hace que aumente la ansiedad y, en consecuencia, los síntomas de depresión. Además también influyen en la presión sanguínea, llevándola hasta niveles peligrosos y que en ocasiones extremas pueden conducir hasta accidentes cerebrovasculares.

Alcohol + Opios

3El opio ha estado uno de los ingredientes principales en distintos medicamentos, del mismo modo que la combinación de opios y alcohol es conocida desde hace siglos como calmante. Contradictoriamente a su uso hasta el momento, esta mezcla tiene un efecto sedante e incrementa exponencialmente el riesgo de sobredosis.

Alcohol + Antihistamínicos

4Los antihistamínicos actúan en el sistema nervioso causando un efecto depresor. Esto quiere decir que, en general, los antihistamínicos ya producen somnolencia por si solos. El efecto se incrementa cuando los antihistamínicos (aunque sean OTC) se combinan con alcohol, puede causar una severa somnolencia, conduciendo a muchos accidentes potenciales que amenacen la vida.

Mezclar alcohol y medicamentos es habitual

¿Has mezclado alguna vez alcohol y medicamentos? El 60% de las personas que se medican regularmente bajo prescripción médica también beben. De estos, el 5% beben 3 o más bebidas cuando lo hacen. Uno de los principales problemas es que la población conoce los riesgos del consumo de drogas ilegales o de tabaco, pero todavía se debe concienciar más sobre el abuso de alcohol, de medicamentos o de la mezcla de los dos. Cabe recordar que, además de poner en peligro la salud y la vida, la combinación de esos dos elementos reduce la efectividad de los fármacos y crean el efecto rebote.

Fuente: Brown University y la Universidad de Rhode Island study.

CMO de PharmaHero. Formada en Marketing Farmacéutico, coordino el equipo de redacción. Interesada y entregada a la salud y el deporte.