x

Mitos de salud en invierno

En plena temporada de resfriados y gripes, parece que estamos obsesionados en saber las posibilidades de contraer un resfriado y en saber todo tipo de tips para evitarlo. Son tantos los consejos para no caer resfriado que a veces se cuelan falsos consejos que han acabado por establecerse como mitos, y que sirven de poco más que para preocuparnos.  Desvelemos pues la verdad detrás de los mitos de salud en invierno:

Mito 1: Es mejor no hacer ejercicio en invierno

Puede ser muy tentador quedarse en casa envueltos bajo nuestro edredón… pero ese es el momento preciso para quitar el polvo a las zapatillas y enfrontarnos al exterior. Mas que contraproducente para nuestra salud, enfrentarse al frío y a la sensación de cansancio invernal está altamente indicado. Sin embargo, debemos calentar adecuadamente y no exponernos a un cambio de temperatura repentino.

Mito 2: Necesitamos descansar más en invierno

Cuando las noches más oscuras atraen a nuestros sentidos y los días se acortan tanto, la idea de la invernación suena tentadora. Sin embargo, debes tratar de luchar en contra: no necesitamos más horas de sueño en invierno, es la falta de luz solar la que nos hace percibir que estamos cansados.

Mito 3: La baja temperatura causa la caída del cabello

Que las temperaturas más frías causan un aumento de pérdida de cabello es una creencia errónea común. Curiosamente, los investigadores han encontrado que la mayor parte del pelo se pierde en el verano y la menor en el invierno. Este falso mito puede ser debido a que nos aferrarnos a nuestro cabello para conseguir calor durante las estaciones frías.

Mito 4: Puedes resfriarte estando sólo de pié

Se cree popularmente que la bajada de temperaturas por sí sola puede resfriarte. Esta afirmación es falsa porqué el sistema de defensa del cuerpo se activa cuando el cuerpo se expone al frío. Así es cómo intenta el cuerpo combatir el estrés que le supone las temperaturas más frescas. Si esto fuera cierto no nos resfriaríamos en verano, cosa que nadie seguro ha podido evitar. Lo que lleva a provocarlos son más bien los virus, los círculos encerrados o los cambios de temperatura (donde entra el frío pero no hay que confundirlo).

x

Mito 5: El invierno aumenta la depresión

Se piensa que en los meses de invierno más personas se deprimen. Parece probable que el clima lúgubre tenga una correlación con los picos de depresión. Sin embargo, está demostrado que los niveles de depresión en la población no varían durante el año.

No debemos confundir depresión con un sentimiento que a veces nos corroe en época invernal: el Trastorno Afectivo Estacional (SAD en inglés), consecuencia de chocar con el estrés intenso del trabajo, las responsabilidades y el astío de la rutina. Este puede presentar características similares a la depresión, tales como el insomnio y la baja concentración. Y por ello es fácilmente confundible.

Mito 6: No se necesita protector solar en invierno

Incorrecto. Los rayos UV están presentes durante todo el año. Es más, geográficamente la tierra está más cerca el sol en invierno y entonces estamos más expuestos que en verano sin siquiera saberlo. Si estás en contacto con nieve es obligatorio protegerse: el 80% de los rayos dañinos los reflejan la nieve y el hielo.

Mito 7: Las alergias desaparecen en invierno

Es común pensar que en invierno los alérgicos se encuentren peor. Si sufres alergia al polen te encontrarás estupendamente en invierno, pero si te producen alergias sustancias de interior, como el polvo o el pelo de animal doméstico, tus reacciones empeorarán cuando haya frío y te encierres. Este hecho no ha de llevar a concluir que a más frío más alergia.

Espero que con estos mitos desvelados podrás preocuparte un poco menos (o un poco mejor) sobre cómo evitar un resfriado 😉

CMO de PharmaHero. Formada en Marketing Farmacéutico, coordino el equipo de redacción. Interesada y entregada a la salud y el deporte.