Dormir Bien

¿ Qué hacer para dormir bien ?

Cuidarse de noche es tan importante como hacerlo de día. Habrás oído que para descansar bien se deben dormir ocho horas diarias, y sabrás que un buen sueño tiene efectos positivos en nuestro organismo, que la piel reluce más si se ha descansado en condiciones… Sin embargo, ¿sabes qué hacer para dormir bien?

Durante el día…

  • Vida sana, duerme bien

Si dormir mal afecta a nuestro rendimiento diurno, llevar una mala vida también nos afectará en nuestras horas de sueño. Por este motivo, una vida sana nos ayudará a conseguir el sueño ideal. Uno de los principales retos es decir no a los cafés, a los tés, tabaco y alcohol, o al menos no tomarlos cuando se acerca la hora del sueño. En cambio, hacer deporte es altamente recomendable.

Antes de ir a la cama…

  • La comida

Comer bien es fundamental para dormir bien. Una cena excesiva puede hacer que durante la noche suframos, así que una comida ligera nos permitirá un correcto descanso. En el otro extremo, no comer tampoco es la solución ya que para descansar tenemos que tener suficiente energía, y en caso de sentir hambre o nos despertaremos a media noche o nos será difícil levantarnos por la mañana.

  • La ducha

A todos nos gusta un buen baño para tranquilizarnos. Aunque el agua fría sea la que más beneficios aporte a la circulación sanguínea, el agua tibia es ideal para relajar nuestro cuerpo. Después de un día largo los músculos necesitan destensarse. Además, si usamos sales minerales o mascarillas podremos exfoliar la piel y mantenerla hidratada.

Pero todavía hay más: en contra de las creencias populares, el baño o ducha principales deben tomarse por la noche y no por la mañana. Esto se debe a que durante el día, estamos constantemente sudando, en contacto con otras personas, en lugares con altos niveles de contaminación… Se trata de limpiar el cuerpo para ir a dormir en unas condiciones higiénicas y saludables perfectas.

  • Los horarios

La organización es básica tanto de día como de noche. Mantener un equilibrio en los horarios nos evitará situaciones de estrés. Por lo tanto, en nuestra rutina también debemos planificar las horas de sueño. Esto implica que, en la medida de lo posible, tenemos que acostarnos y levantarnos a la misma hora cada día, incluidos fines de semana. De hecho, si conseguimos un buen ritmo de sueño nos quedaremos dormidos de forma más rápida y aprovecharemos mejor el tiempo de descanso.

Leer: “Planificar el descanso: 7 consejos para vivir mejor

  • Desconectar

Por mucho trabajo que tengamos el día no tiene más de 24 horas, y si no dormimos bien nuestro rendimiento bajará. Es un juego de sumas y restas. Relajarse antes de ir a dormir es básico: puede conseguirse con un baño, un masaje, meditación… De la misma forma hay que saber desconectar. Unas horas antes de ir a dormir tenemos que dejar de trabajar. Para evitar preocupaciones se recomienda dejar planificadas las tares del siguiente día así como preparar las cosas que necesitaremos (ropa, comida, maletas, etc.). Además se deben reducir los estímulos, como pueden ser la televisión, los videojuegos, libros de intriga…

En la habitación…

  • Silencio y oscuridad

Apagar es uno de los verbos que debe acompañar al verbo dormir. Apagar las luces, la televisión, el ordenador, el móvil, la Tablet… La tecnología está cada vez más presente en nuestras vidas hasta el punto que puede interferir en la salud. El sueño no se debe interrumpir por la llegada de un mensaje o un correo electrónico. Si te preguntas qué hacer para dormir bien recuerda: mantener el silencio y la oscuridad en la habitación. El descanso total solo se conseguirá si conseguimos desconectar de nuestro alrededor. Una buena ventilación y una temperatura correcta también mejorarán las condiciones de sueño.

  • Hora de ponerse el pijama

Sin duda, la comodidad ayudará a que tengamos un sueño mejor. Por este motivo tenemos que elegir un pijama que se adecue a las condiciones del momento y lugar. También se recomienda el uso de pijamas anchos que garanticen la buena circulación de la sangre y que sean de materiales que no irriten la piel. Pero esta no es la única opción, ¿conoces los beneficios de dormir desnudo?

  • La cama, lugar sagrado

Llegamos al último punto para saber qué hacer para dormir bien. No nos podemos olvidar del elemento principal: la cama. El buen estado del colchón y de las sábanas influirá en el descanso pero también en el disfrute del sueño. Por otra parte existen numerosas teorías sobre qué posición debe ocupar la cama ya que según su orientación el descanso y el despertar será diferente. Finalmente ten en cuenta que no se debe leer o trabajar en la cama porque podemos asociar este espacio a la actividad diaria y no al descanso nocturno.