x

¿Qué son las calorias vacias?

Las calorías son la medida de unidades de energía, utilizadas normalmente para contar el poder energético de la comida

Por este motivo, las calorías están presentes tanto en nuestro cuerpo como en nuestra mente. ¿Cuántas veces no te has preguntado cuantas calorías contiene un alimento? De hecho, aunque en los envases se indique las calorías que contienen los productos, ya se sabe que no aportan la misma cantidad una pieza de fruta que un alimento procesado. Seguramente, el pensamiento más frecuente es que cuántas más calorías peor para la salud. Pero lo que de verdad importa es preguntarse por las calorías vacías.

¿ Calorias vacias ?

Sin calorías el organismo no funciona, pues necesita la energía que le dan. Pero teniendo en cuenta que ningún exceso es bueno, si la cantidad de calorías absorbidas es mayor al que puede aprovechar el cuerpo, se convierten en calorías vacías. Eso es, las calorías vacías son las que aportan energía pero no nutrientes.

Lo ideal sería comer alimentos que aporten calorías y al mismo tiempo nutrientes. Por ejemplo, las frutas tienen muchos nutrientes pero poca energía. No pasa lo mismo con los frutos secos, que aportan tanto energía como nutrientes. En cambio, hay que evitar a toda costa los que contienen calorías vacías. Los ejemplos más comunes de este caso son los azúcares.

¿Azúcar sí o azúcar no?

El azúcar es una de las sustancias que están más presentes en nuestra vida cotidiana. No extraño que también sea uno de los temas que despierta más interés entre la gente. ¿Cómo afecta el azúcar a nuestra salud? ¿Cuántos tipos de azúcar hay? Y sobre todo, ¿qué relación hay entre azúcar y calorías vacías?  Son preguntas básicas pero que pueden crear confusión. De hecho, Internet está lleno de páginas dedicadas a esto. No es extraño encontrar oposiciones entre azúcares vacíos vs. azúcares ricos o también entre azúcares complejos vs. azúcares simples.

También te puede interesar:

“¿Como saber si tienes adiccion al azcua?”

“¿Como quitar la ansiedad por comer dulce?”

La cuestión es simple: hay que tomar los azúcares naturales. Estos son los que vienen acompañados de otros nutrientes, como vitaminas, proteínas, fibras, minerales… En el extremo opuesto, hay que evitar los azúcares procesados, que son los que vienen incorporados en muchos productos y no tienen propiedades nutritivas.

Por ejemplo, se deben evitar los refrescos y las bebidas para deportistas, en un caso por el enorme contenido de azúcares y en el otro porque contienen más azúcares que minerales. La bollería, los snacks y los aperitivos contienen todo lo que se debe evitar: azúcares, hidratos de carbono procesados y grasa. El alcohol también aporta calorías no utilizables. Y las frutas en almíbar y los zumos de fruta conservan muy pocas propiedades naturales pero sobrepasan el límite de azúcares y conservantes.

x

En la dieta está la clave

Aunque el tema todavía está siendo discutido, hay algunas teorías que afirman que existen calorías negativas. Se dice que los alimentos que contienen calorías negativas son los que durante el proceso de digestión necesitan gastar más energía que la que aportan. Por lo tanto, estos alimentos son ideales para perder peso (principalmente verduras, frutas y especias). Pero si esto fuera cierto, una dieta basada en las calorías negativas podría producir desnutrición.

Mientras tanto, no hay que confundir calorías vacías con calorías negativas. Lo que sí que está probado es que si se quiere gozar de buena salud deben evitarse los productos con exceso de calorías. ¿La solución? Una dieta equilibrada basada en las verduras y la fruta. Se trata de equilibrar la absorción de nutrientes con la de calorías, de modo que el cuerpo aproveche al máximo esta ingesta.

x

De hecho, cada persona cuenta con un número de calorías diarias necesarias que necesita para mantener el cuerpo en vida y en funcionamiento. Este índice es lo que se conoce como tasa metabólica basal. ¿Quieres saber cómo calcular tu tasa metabólica basal? A parte, junto con este cálculo, hay estudios que afirman que entre los 2 y 18 años se puede ingerir hasta un máximo de 20% de calorías vacías del total de calorías diarias.

Aun así, recuerda que las mejores calorías vacías son las que no existen.