dulce

Cómo quitar la ansiedad por comer dulce

Cupcakes, pasteles, galletas, caramelos, helados, bombones, refrescos azucarados… ¿Quién puede resistirse? En un post anterior os hablábamos de la adicción al azúcar y de sus causas. También indicábamos que la glucosa, presente en el azúcar, es muy necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Pues bien, ahora que ya sabemos por qué sentimos a veces unas ganas irrefrenables de comer alimentos con azúcar, es momento de aprender cómo quitar la ansiedad por comer dulce.

dulce2Antes de entrar en materia, apunta este truco, que te ayudará a evitar la tentación cuando parezca más fuerte que tú: No compres dulces. Parece una tontería y una obviedad pero a menudo comemos por aburrimiento y acudimos a dulces como galletas o chocolate como acompañamiento natural mientras vemos la televisión. Si no están, difícilmente saldrás de casa para comprarlos. Si, en cambio, tienes zanahorias o algún otro snack sano (¡que también contiene azúcares naturales!), ‘matarás el gusanillo’ sin sufrir.

¿Cómo evitar tener ansiedad por comer dulce?

1 – Escucha tu cuerpo

Eliminar la ingesta desproporcionada de dulces no significa pasar hambre. De hecho, pasar hambre es contraproducente y la ansiedad puede llegar a dispararse. Tienes que aprender a escuchar a tu cuerpo y detectar sus necesidades. Aunque no lo creas, él sabe qué necesita comer en cada momento. Lo único que debes aprender a hacer es diferenciar hambre de ansiedad o aburrimiento.

2 – Ve comiendo pequeñas cantidades

Come pequeñas cantidades a lo largo del día entre las principales comidas. Si únicamente haces (1) desayuno, (2) comida y (3) cena, llegarás a cada una de esas tres comidas con mucha hambre y es posible que entre ellas, el hambre de dulce aparezca porque tus niveles de azúcar en sangre son realmente bajos. Si, en cambio, haces (1) desayuno, (2) snack a media mañana (como una pieza de fruta), (3) comida, (4) merienda y (5) cena, no sólo comerás menos en las comidas principales sino que además ayudarás a mantener la calma y sabras como controlar la ansiedad porcomer azúcar.

3 – Desayuna con carbohidratos complejo

Comer una cantidad razonable de pan o cereales por la mañana, idealmente acompañados de algún lácteo o zumo, te aportará la energía necesaria para llegar hasta la comida o la media mañana sin ansiedad. Destierra el mito de que ‘el pan engorda’: todo depende de las cantidades y el momento en el que lo consumas.

4 – Y por último… Date un capricho de vez en cuando.

Comer dulces cada día no es buena idea pero privarte de ellos para siempre, tampoco lo es. De hecho, saber que tienes absolutamente prohibido consumir dulces seguramente provocará que la ansiedad por comerlos vuelva con más fuerza. Como siempre, busca el punto medio, el equilibrio que te haga sentir bien.

Redactora de lifestyle y salud para PharmaHero. También escribo habitualmente sobre cultura, lifestyle y cine para Noir Mag, Código Nuevo y La Tribu de Frida.