X

Contra los sofocos en la menopausia

Con la desaparición de la ovulación, la menstruación y, consecuentemente, la reproducción de la mujer, se producen una serie de desajustes hormonales conocidos popularmente como ‘menopausia’. Esa carencia hormonal (el cuerpo produce menos hormonas estrógeno y progesterona) se traduce en los síntomas más comunes de la menopausia: sofocos, insomnio, vértigos, palpitaciones, retención de líquidos, acaloramientos, sequedad vaginal… Entre todos, los más molestos y que más afectan al día a día son los sofocos en la menopausia.

Los sofocos son ocasionados por la vasodilatación cutánea ya que no permiten llevar una vida normal y confortable. Pero, ¿qué son realmente los sofocos? Esa sensación de calor que asciende desde el tórax al cuello y la cara, junto con sudoración excesiva y enrojecimiento cutáneo es lo que conocemos como ‘sofocos’. La frecuencia de los sofocos puede durar desde unos segundos hasta una hora. Normalmente suele ser más frecuentes por la noche y van acompañados de una sensación de de malestar. Pueden aparecer años antes de la etapa propiamente de la menopausia y extenderse hasta 5 años después aunque la intensidad es menor.

Para tratar estos sofocos aparece Phyto Soya de los laboratorios ArkoPharma, un preparado ginecológico utilizado para el alivio temporal y sintomático de los sofocos que se producen en el periodo de la menopausia por el el cese del funcionamiento de los ovarios. Phyto Soya actúa sobre el centro termorregulador en el hipotálamo, disminuyendo así el número e intensidad de los sofocos para que puedas recuperar tu rutina habitual con total confort.

Phyto Soya resulta eficaz gracias a las propiedades de la soja, una planta con dosis elevadas de fitoestrógenos e isoflavonas, conocidas por sus propiedades terapéuticas en mujeres que sufren menopausia (a partir de los 45 años en adelante) de manera completamente natural. Ten en cuenta que los efectos en el cuerpo de esta planta medicinal no es instantánea así que tan pronto como sientas los primeros sofocos, aunque te encuentres en pre-menopausia, inicia el tratamiento con Phyto Soya. Para que te hagas una idea del poder de la soja, presta atención a lo que apunta el doctor Oartecoechea:

“Es posible que la mujeres orientales no tengan sofocos porque toman soja desde niñas, incluso cuando están en el vientre de su madre, o puede que sea por rasgos asociados a la etnia, pero para nosotras no es suficiente con incluir la soja en nuestra dieta a los 40 o 50, y por eso lo mejor es recurrir a los concentrados cuando haga falta”

Otro medicamento ginecológico que se beneficia del poder de la soja y las isoflavonas para combatir los sofocos y los efectos indeseados de la menopausia es Fitogyn. Como cada organismo es diferente, te recomendamos que consultes cual se puede adaptar mejor a tus necesidades ya que, aunque el principio activo es el mismo, puede que tu cuerpo se muestre más receptivo a uno sobre otro. Te recomendamos que en esta etapa consultes con tu médico o farmacéutico antes de iniciar el tratamiento y leer el prospecto atentamente, tanto de Phyto Soya como de Fitogyn.

CMO de PharmaHero. Formada en Marketing Farmacéutico, coordino el equipo de redacción. Interesada y entregada a la salud y el deporte.