x

¿Tatuajes para lucir? ¡No, tatuajes médicos!

Tatuajes y salud: Los beneficios de tatuarse

Hablar de tatuajes es hablar de controversia. Aunque sus orígenes están en el antiguo Egipto, hoy en día se han popularizado tanto por estética, como por moda, identificación con una comunidad o como valor simbólico personal.

Seguramente conocerás tanto los argumentos a favor como los que están en contra de los tatuajes, algunos con base médica y otros que no dejan de ser mitos. O puede que ya hayas pasado por este proceso y luzcas algún dibujo en la piel. ¿Pero has oído hablar de los tatuajes por motivos de salud?

Se conocen como tatuajes reconstructivos o tatuajes paramédicos aquellos que ocultan cicatrices o quemaduras así como otro tipo de marcas. Aprovechar esas huellas corporales puede ser un buen método para recuperarse de las lesiones del pasado.

¿Tatuajes o micropigmentación?

Existe una delgada línea entre los tatuajes y la micropigmentación. Los primeros responden a motivos estéticos y pretenden ser llamativos, la micropigmentación procura decorar la piel para esconder manchas (por ejemplo, si se padece vitíligo), combatir la alopecia o maquillar permanentemente. Aun así, se basan en la misma técnica: se hacen en clínicas de cirugía estética, son indoloros, y tienen una duración de unos dos años. Es el caso de los tatuajes en mastectomía.

Tatuajes en mastectomía

Superar un cáncer es un punto de inflexión en la vida. En el caso de las mujeres, el proceso de recuperación es muy complicado cuando se han sometido a una mastectomía simple (extracción de la mama completa), y aunque la cirugía plástica permite la reconstrucción total del pecho, los resultados no son ideales. En cambio, los avances del hiperrealismo en los tatuajes complementan las operaciones quirúrgicas; la combinación de colores y luces recrean la areola y el pezón de forma perfectamente natural. Este tipo de intervención resulta menos invasiva y presenta menos riesgo de rechazo, además de ayudar a la paciente a recuperar su harmonía física y a mejorar psicológicamente.

tat

Tatuajes en radioterapia

En tratamientos de radioterapia se tatúan las partes del cuerpo del paciente donde los equipos tecnológicos actúan. Normalmente son marcas temporales, con tendencia a desaparecer de forma natural, pero en ocasiones pueden ser permanentes. Este tipo de tatuajes permiten al técnico de radiación saber el lugar en el que tiene que dirigir los rayos radiactivos. De esta forma, del mismo modo que estos tatuajes son necesarios durante el tratamiento, al final pueden convertirse en un trauma para la persona que ya se ha recuperado.

Tatuajes en estrías, cicatrices y quemaduras

Estéticamente los tatuajes pueden camuflar esos  tipos de marcas, aunque al haber esa alteración cutánea hay que vigilar porque no se puede tatuar con normalidad: en las estrías sucede que sus ubicaciones en zonas lacias dificultan el dibujo, y en cicatrices y quemaduras las piel está muy sensible por lo que las agujas dolerán más y necesitará una tonalidad superior.

Tatuajes médicos o de alerta médica

Más allá de los tatuajes por motivos estéticos existe la posibilidad de realizarse tatuajes médicos, literalmente. Se tratan de dibujos que avisan de patologías o enfermedades crónicas a los médicos; una inscripción permanente en la piel siempre se verá en caso de emergencia. Los tatuajes de este tipo más comunes son los de los diabéticos, los alérgicos a determinadas sustancias o los que padecen hemofilia.

Además, durante el proceso de creación de los tatuajes se liberan endorfinas y adrenalina, ¡hasta el punto de llegar a sentir sensación de placer! Por lo que desde este punto de vista de salud puede ser indicado el tatuarse, y sinó ¿Por qué hay personas enganchadas a los tatoo’s?