x

La lucha de la vitamina D contra los fotoprotectores

Falta de vitamina D por exceso de prevención

La vitamina D es conocida como la vitamina del sol. Se la califica como vitamina a pesar de que se sintetiza a través de la luz solar, comportamiento más propio de una hormona. Por este factor semejante a las hormonas, la captación y mantenimiento de la vitamina D en la población se está dificultando a pesar del amplio conocimiento del campo y avances médicos.

¿Cómo obtenemos la vitamina D?

Las personas obtenemos vitamina D a partir del sol y de la dieta. Muchos afirman que, a día de hoy, la mayoría de la población tiene un déficit de vitamina D. El motivo principal es el hecho de que muchos de los alimentos con vitamina D no son de consumo habitual (aceite de hígado de bacalao, salmón, caballa, sardinas, etc.) y que la mayoría de gente se expone al sol de forma poco saludable (intensa y esporádicamente).

Las personas tenemos diferentes tipos de piel. Se sabe que las personas con la piel oscura tienen un nivel de melanina más alto que las personas con la piel clara. La melanina pigmenta la piel y es lo que la hace más oscura y, además, actúa como fotoprotector. Esto explica el hecho de que las personas con la piel más oscura procesen menos vitamina D que las personas de piel clara, ya que están más protegidas de la luz solar.Blanco

No debemos de caer en el error de pensar que las personas de piel oscura tienen menos vitamina D que las personas con la piel clara. Por increíble que parezca, la naturaleza nos ha “diseñado” para que tengamos un nivel equilibrado de esta vitamina. No es que las poblaciones de piel oscura tengan menos vitamina D, sino que su piel morena (protegida por la melanina) la sintetiza menos porque al estar expuestos a una radiación solar tan alta (zona ecuatorial), si tuvieran la piel clara, sintetizarían tanta cantidad de esta vitamina que llegarían a intoxicarse.

Al contrario, las poblaciones de latitud más alta tienen la piel clara para poder obtener la vitamina D más fácilmente, ya que la radiación solar es menor. Estamos bien “diseñados”, pero los movimientos migratorios (gente con piel oscura hacia zonas con menor radiación solar y gente con piel clara hacia zonas con mucha radiación solar), junto con una dieta pobre en esta vitamina, una exposición al sol poco saludable (esporádica e intensa) y el abuso de los fotoprotectores, hacen que la mayor parte de la población mundial sufra un déficit de vitamina D.

Los beneficios de la Vitamina D

Se ha demostrado que mejora la salud de nuestros huesos y músculos, nuestro sistema inmunitario e influye en el proceso de diferenciación celular, un proceso muy importante para evitar el cáncer. Debemos considerar esta vitamina como un beneficio, siempre y cuando haya un nivel equilibrado de ésta en nuestro cuerpo.

Vitamina D vs. Crema solar

Gran parte de la población de latitudes intermedias con fácil acceso al sol (sería el caso de España) tiene la creencia equivocada de que la exposición al sol es algo que hay que evitar porque puede causar cáncer de piel además de provocar foto-envejecimiento. Es cierto que tomar el sol en exceso tiene efectos negativos (tanorexia), pero hacerlo en su justa medida nos es muy beneficioso. A través de intensas campañas para la prevención solar, mucha gente ha llegado al extremo de hacer un uso abusivo de los fotoprotectores cuando nuestro cuerpo, sobre todo en los períodos estacionales más fríos, está menos expuesto al sol y necesita de la radiación solar para obtener de esta vitamina.

El auge del uso de la crema solar vitamina_Dpara prevenir problemas dermatológicos sumado al movimiento migratorio de la gente de piel oscura a latitudes más altas, hace que la sociedad futura tenga todos los ingredientes para sufrir un importante déficit de vitamina D.

Los extremos son los que nos hacen llegar a situaciones como esta, y por ello, la interpretación de que exposición solar es la fuente primordial para obtener vitamina D sería errónea. Existen dietas para lograr un aumento de vitamina D así como una variedad de suplementos alimenticios. Aunque cabe destacar que su asimilación a través de comprimidos no están buena como en otras vitaminas.

En definitiva, la receta para mantener nuestro nivel de vitamina D saludable es:

Buena alimentación

+

Exposición al sol adecuada
+
Protección equilibrada
+
Suplementos alimenticios
Redactora de contenidos de PharmaHero. Amante de las lenguas y apasionada de la comunicación estratégica.